ESCUELA DE FORMACION DE RESCATISTAS
 

 


 

La Escuela de Formación de Rescatistas, inicio como un ente 2008, año en el cual se emitió el reglamento de régimen interno para la Escuela de Formación de Rescatistas - UBRD - USAC. En un comienzo, trabajó en forma irregular, desarrollando labores con los Experimentados elementos de la Unidad Humanitaria y de Rescate UHR - CFAC, CONRED, CRUZ ROJA Y ORDEN DE MALTA, como parte de la formación de los primeros rescatistas e Instructores. También dio capacitación a las aéreas de Propedéutica Medica de la Facultad de Ciencias Médicas de la USAC.  

Luego inició directamente la formación de Rescatistas, de los cuales han salido dos promociones. Al momento se forma la segunda promoción de rescatistas. Se ha abierto la oportunidad para más ingresos en razón de la necesidad de elemento operativo.

 

Inicialmente, la capacitación era de seis meses, hoy dura doce meses para los rescatistas y 2 años para Instructores.

 

El primer Coordinador y Jefe de La Escuela fue el Dr. Rufino Estrada. Le siguió el Coordinador y Jefe de La Escuela el Instructor de 2da. Walter González, y nuevamente reestructuradas las jerarquías el Mayor de Rescatistas Universitarios Carlos Manolo Mendoza Tejada, quien  hizo todas las gestiones para establecer la escuela. Después el Mayor Carlos Mendoza quien fue nombrado como Comandante General, quien dejo como Jefe de la Escuela al Segundo Comandante a el Capitán Johsua García quien funjia como Jefe de Instructores, en el 2011 toma el mando como Comandante de la UBRD-USAC, Director de La Escuela.

 

 

ENTRENAMIENTO Y ESPECIALIDADES

La escuela funciona en aspectos de formación y de capacitación, la formación se la da a Instructores, Rescatistas y Aspirantes. La capacitación abarca todos los campos dentro y fuera de la institución. Para Instructores se dictan cursos de actualización y de especialidad: Asistente de primeros auxilios avanzados (APAA); Primera Respuesta a Incidentes con Materiales Peligrosos (PRIMAP); Búsqueda y Rescate en Estructuras Colapsadas (BREC); Búsqueda y Rescate Avanzado (SAAR).

 

También divulga conocimientos en capacitación para instructores, Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades (EDAN); Administración para Desastres; Cursos de Operación y Prevención, Combate  a Incendios; Curso de Bomberos Forestales (CBF). Los cursos se dictan al personal de sancarlistas y de las diferentes unidades de socorro.

 

Se trabaja, además, con instituciones de primera respuesta, como la Policía Nacional, la Cruz Roja, Ejercito de Guatemala, entes gubernamentales, ministerios, patronatos, hospitales y otros.

La Escuela cuenta con instructores de la institución, rescatistas y bomberos, que tienen mayores conocimientos y están a cargo de las materias. El monitor da soporte en la capacitación al instructor. El asistente, que es uno de los aspirantes, de acuerdo a su capacidad y estudios, será monitor, y con mayor preparación se convertirá en instructor que constantemente capacita y es evaluado.

 
   

La Escuela brinda conocimientos de rescate de calidad. Los instructores se han preparado con instructores de Estados Unidos, Japón, España, Brasil y Canadá, países que tienen escuelas con un alto pensum académico y cursos con un aval muy amplio. A través de convenios o becas el personal de Instructores y Rescatistas puede salir a prepararse, capacitación que lo ubica en un buen nivel como instructores.

 

Entre las materias, el aspirante debe conocer sobre leyes y reglamentos.  Enseñar al aspirante la disciplina es algo muy importante, para lo cual se han adaptado normas del Ejército y de Bomberos. Operación de vehículos en emergencia es otra materia primordial, pues debido al alto riesgo que involucra la emergencia hay que darle al operador la instrucción para que sepa cómo tiene que conducir, medidas de seguridad y señales que debe respetar. Se profundiza en capacitarle en materias de bomberos para que el servicio sea eficiente.

 

El último curso de Instructores fue de un año, pero se está planteo que tenga una duración de dos años. El instructor, aparte  de ser operativo, va a comandar una unidad, entonces debe tener una preparación más cimentada.  Por ello, tienen más materias, y las toman por más tiempo, no sólo en el campo del rescate sino en cultura general. Actualmente se programa en curso de formación de oficiales.

 

La Escuela es pequeña. Al momento cuenta con 20 aspirantes, 12 Rescatistas y 10 Instructores que caben con lo justo en las aulas. No contamos con cocina,  comedor  ni área física para la escuela asi que utilizamos áreas de la Universidad de San Carlos y áreas del entrenamiento del Ejercito de Guatemala. “La Escuela tiene que crecer como tal, para que pueda aumentar el número de alumnos”, afirma el Oficial Otto Zea. “Con una escuela más grande, la capacitación será más profesional”.

 

MUJERES DISPUESTAS A TODO

Steffanie Álvarez, rescatitas que instruyen en el curso de aspirantes. Le gusta el trabajo de rescate, que no es sólo llenar bolsas con viveres sino rescatar víctimas, socorrer, en emergencias médicas, ayudar a personas que lo necesitan.

 

Su mayor aspiración es llegar a graduarse y ser una excelente profesional universitaria, demostrar a la comunidad que hay buenos rescatitas que llegan a ser buenos profesionales.

 

Actualmente estudian 12 mujeres, “dispuestas a todo”. Tratan de enseñar a los hombres que sí pueden. Siempre cantan mucho para mostrar su alegría. Hacen ejercicio físico igual que los hombres. A veces es duro pero igual gritan para conservar su valor.

 

 

En las prácticas se aprende a vencer el miedo. “De pronto usted llega a un sitio y no sabe qué está en el interior, qué se quema, si hay gases tóxicos, o si va a explotar un cilindro de gas. Si estamos en un rescate no sabemos si la peña se va a venir abajo, o si la estructura va a caerse. El miedo siempre está ahí, el vértigo, el temor al fuego, lo primero es saber rebasarlos. Para eso, en la escuela se aprende a enfrentar el incendio, las alturas, el peligro. Perderlo, jamás, dominarlo es importante. Y es vital decir yo sí quiero, yo sí puedo. Hacer una y otra vez para perder el temor. Porque si decimos no quiero, me da miedo, nunca vamos a lograrlo”. 

 

 

 

 

 


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=